La esposa de mi vecino es una ruquita que le encanta la verga pesada y el marido no la complace como yo

A esta vecinita se le ganó la fama en la vecindad de ser una diabla y profesional en la cama y una infiel de primera así que para comprobarlo trate de seducirla a ver si era verdad lo que decían todos de ella y pues la neta no se equivocaron porque apenas le mencioné que mi trozo estaba interesado en entrar en sus nalgas ella sola buscó la manera de quedar sola en su casa e invitarme para darme unos sentones inolvidables y grabar toda la acción de la chingadera que tuvimos en su cama mientras el marido no está.


Videos recomendados